conversan con su propio lenguaje

nuevos mundos

Dice Kandinsky (Rusia, 1866-1944) que "el pintar es un choque atronador de mundos diferentes destinados a crear en mutua lucha -y como resultado de ella- el mundo nuevo. Técnicamente, toda obra surge tal como surgió el cosmos: a través de catástrofes que del caótico mugir de los instrumentos terminan por hacer una sinfonía, que recibe el nombre de música de las esferas. Crear una obra es crear un mundo."
Asumo que las fotografías también son sinfonías visuales surgidas de un choque de mundos.

la propiedad compartida

las fotos publicadas en este blog, salvo indicación, fueron ideadas, realizadas y retocadas digitalmente por MagaPaula (mgP). pueden ser usadas, reproducidas y compartidas siempre que se citen autora y fuente. magapaula@yahoo.com

alguien con quien bailar







mayo 2009
fotografía directa / retoque digital

3 comentarios:

  1. Hay un verso de una canción de Pequeña Orquesta Reincidentes, dice así:

    "Siete suelas ya gasté /
    por bailarte al oído"

    No sé el nombre de la canción, es del disco "Miguita de pan".

    Te dejo mi mail: choropeitor@hotmail.com

    Subí un par de fotos mías a mi blog. Intentan ser divertidas, creo. Son del año pasado.

    ResponderEliminar
  2. bailar, en mi imaginario, siempre arranca con la misma vieja cancion de bowie, let's dance: "put on your shoes..."
    esa cadencia... y justo los zapatos, que tanta literatura acerca del fetiche han generado!

    ResponderEliminar
  3. ¡Temazo!

    Pero hace siglos las odaliscas danzaban descalzas.

    Incluso en ese video de Bowie hay unas buenas gentes de Africa o algo así... aunque luego la mina se calza un zapato de taco y no arranca bailando en pata sobre la tierra.

    Hay un tema de Me darás mil hijos, "Paso bien cortito" que me remite un poco a esa cadencia. Pero la versión del disco de estudio no me gusta tanto como las versiones en vivo, por lo menos las dos performances que vi yo...

    ResponderEliminar

el infierno tan temido

(...) El Gran Kan estaba hojeando ya en su atlas los mapas de las ciudades que amenazan en las pesadillas y en las maldiciones: Enoch, Babilonia, Yahoo, Butua, Brave New World.
Dice:
--Todo es inútil si el último fondeadero no puede ser sino la entrada infernal, y allí en el fondo es donde, en una espiral cada vez más estrecha, nos sorbe la corriente.
Y Polo:
--El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio.

LAS CIUDADES INVISIBLES, Italo Calvino

comunidad virtual

todo lo demás

gente del mundo