conversan con su propio lenguaje

nuevos mundos

Dice Kandinsky (Rusia, 1866-1944) que "el pintar es un choque atronador de mundos diferentes destinados a crear en mutua lucha -y como resultado de ella- el mundo nuevo. Técnicamente, toda obra surge tal como surgió el cosmos: a través de catástrofes que del caótico mugir de los instrumentos terminan por hacer una sinfonía, que recibe el nombre de música de las esferas. Crear una obra es crear un mundo."
Asumo que las fotografías también son sinfonías visuales surgidas de un choque de mundos.

la propiedad compartida

las fotos publicadas en este blog, salvo indicación, fueron ideadas, realizadas y retocadas digitalmente por MagaPaula (mgP). pueden ser usadas, reproducidas y compartidas siempre que se citen autora y fuente. magapaula@yahoo.com

ídola



26 de julio / 2011
edificio de obras públicas
ciudad autónoma de buenos aires

El instante decisivo




(…) La historia que me cuenta me recuerda a otras que he oído y leído de viajeros extraviados que son devueltos a la vida por nómadas y cazadores. Cuando vuelven, no son los mismos. Esa iniciación cambia su signo. Al año siguiente, Cartier-Bresson compró su primera Leica. Una década después era famoso.
La geometría, dice ahora, procede de lo que está ahí, de lo que se le da a uno, si uno está en posición de mirar.
Quiero preguntarle algo, le digo, por favor, tenga paciencia.
¿Yo? No puedo evitarlo. Soy impaciente.
El momento de hacer una foto, insisto, «el instante decisivo», como lo ha llamado usted, no se puede calcular ni predecir ni pensar. O.K. Pero ¿también se puede perder fácilmente, no?
Por supuesto, para siempre. Sonríe.
¿Qué es entonces lo que indica ese instante decisivo?
Prefiero hablar del dibujo. El dibujo es una forma de meditación. En un dibujo se añade línea a línea, trocito a trocito, pero nunca está uno muy seguro de cómo va a ser la totalidad. Un dibujo es siempre un viaje inacabado hacia una totalidad…
De acuerdo, contesto, pero tomar una foto es lo contrario. Sientes el momento de la totalidad cuando surge sin siquiera saber cuáles son sus partes. La pregunta que quiero hacerle es: ¿Es esa sensación el resultado de una hiperexcitación de todos los sentidos, de una especie de sexto sentido…
¡El tercer ojo!, añade él.
…o es un mensaje de lo que tiene uno delante?
Se ríe entre dientes –como las liebres en los cuentos- y se aleja de un salto a buscar algo. Vuelve con una fotocopia en la mano.
Aquí está mi respuesta…, es de Einstein.
La cita ha sido copiada con su propia letra. Leo las palabras. Están tomadas de una carta de Einstein dirigida a la mujer del físico Max Born, en octubre del ’44. «Tengo tal sensación de solidaridad con todo lo que está vivo que no me parece importante saber dónde empieza o acaba cada individuo…» 

John BERGER, Hombre mendigando en el metro, en “Fotocopias” (1995)

el infierno tan temido

(...) El Gran Kan estaba hojeando ya en su atlas los mapas de las ciudades que amenazan en las pesadillas y en las maldiciones: Enoch, Babilonia, Yahoo, Butua, Brave New World.
Dice:
--Todo es inútil si el último fondeadero no puede ser sino la entrada infernal, y allí en el fondo es donde, en una espiral cada vez más estrecha, nos sorbe la corriente.
Y Polo:
--El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio.

LAS CIUDADES INVISIBLES, Italo Calvino

comunidad virtual

todo lo demás

gente del mundo